Sobre los cambios

SOBRE LOS CAMBIOS

“Los cambios más importantes son los que no se ven”.

Con este mantra inicié hace justo hoy un año uno de los caminos más difíciles y satisfactorios que he tomado nunca. Parece mentira, pero echas la vista hacia atrás y realmente me parece que ha sido mucho más tiempo, pero empecemos por el principio.

Aviso a navegantes: aquí no hay fotos bonitas, postureo o estímulos visuales, sólo visceralidad.

PRIMERO AÑOS

Bueno, mi relación con el deporte de pequeño era más bien escasa, puntual y efímera. Me apunté a baloncesto durante dos meses, estuve yendo a clases de taekwondo durante un año más o menos. He pasado por clases de bailes de salón incluso. La cuestión es que desde pequeño mi relación con el deporte siempre fue muy poco constante.

Me encantaba leer, podía pasarme toda la tarde sin levantarme del sofá leyendo libros, o jugando a la game boy pocket, aquella que llegó en blanco y negro, seguro que aún está en casa de mis padres.

¡Ojo! No estoy sugiriendo ni por asomo que leer o jugar a videojuegos sea malo, al contrario, son fuentes de entretenimiento y aprendizaje, pero pasa como con todo, los extremos no son buenos.

ADOLESCENCIA

Entramos en la que considero que fue la peor época de mi vida en varios aspectos, tampoco me detendré mucho en ella, mi actividad física se limitaba a las 2 horas de educación física a la semana, esto sumado a la bollería industrial que me encantaba y a mi amor por los libros y videojuegos me condujo a un estado de salud no muy saludable, valga la redundancia. Así que poco más que añadir.

VIDA ADULTA

Siempre tuve más o menos claro que quería estudiar Fisioterapia, pero no me gustaba el instituto, así que miré alternativas como las de acceder a través de la Formación Profesional. Después de ver las opciones que tenía, porque hace años sólo se podía acceder a según qué carreras a través de según qué ciclos (es decir, no podías cursar un Grado Superior de Administración y Finanzas si luego querías acceder a un Grado del grupo de Ciencias de la Salud) y el único que me motivaba lo suficiente como para estudiarlo fue el de Animación de Actividades Físicas y Deportivas, que parecía mentira también, pero se me ocurrió que habría poco que estudiar (y así es).

Tras acabar el grado medio hice las prácticas en una empresa de monitor de tiempo libre y multiaventura. Saludablemente estaba mejor, al menos en lo que al aspecto físico se refiere, pero empecé a tomar unas conductas con la comida muy poco sanas. Estas conductas las mantuve más o menos de forma intermitente durante todo ese periodo de prácticas y los dos años siguientes del Grado Superior de Actividades Físicas, hasta que llegó 2012.

Ahí conocí a alguien que me hizo un poco cambiar la forma de ver las cosas, empecé a cuidarme (no en el aspecto deportivo, pero dejé poco a poco la relación enfermiza que tenía con la comida), era lo que conocemos hoy en día como fofisano. Aquí le tengo que dar las gracias especialmente a mi amiga y nutricionista Judith, que me enseñó a comer aún sin tener todos los datos que tiene ahora mismo.

Así que acabé el ciclo y me vine a vivir a Valencia con mi amarilla favorita, mi amiga de la infancia, y aquí empecé una época más o menos estable, me apunté al gimnasio y alcancé una buena salud, ahora sí, a modo general. Estaba bien, me veía bien, y así me mantuve más o menos un par de años. Pero no había entrado en la carrera que quería, en el trabajo tampoco estaba contento (hostelería, bendita seas) y un poco los vaivenes del horario laboral, la insatisfacción académica (y otras excusas que me ponía) me hicieron volver a descuidar alimentación, deporte y salud en general, esta vez sin otro tipo de problemas.

HACE UN AÑO

Todo cambió hace un año, cuando mi ex me habló de un entrenador, Sergio Peinado, que Dios (o como quiera cada cual llamarlo) te bendiga, que iba a abrir un curso bastante barato de tres meses de duración. El curso se llamaba “Fuertafit Abdominales”, ahí mi valenciano más vanidoso se despertó y pensó: “quiero marcarlos”. Así que ahí que me voy, yo con mi cuerpo escombro, empiezo a empaparme de información, empiezo a formar parte de una comunidad de Facebook con personas repartidas por todo el globo (Albacete, Alicante, Galicia, Sevilla, Argentina, incluso Nueva Zelanda) y empiezo a cuidarme con una constancia y motivación que no había tenido nunca.

El curso consiste en 3 meses de entrenamiento dividido en 6 niveles, 2 semanas por nivel, pero es totalmente adaptable, puedes alargar las semanas que te haga falta sin dormirte en los laureles o puedes avanzar más rápido si tienes algo de base deportiva.

Te recomiendan que te tomes una serie de medidas y te hagas fotos para que puedas ver los cambios que vas teniendo, porque al fin y al cabo en el espejo te ves todos los días y entre foto y foto pasan semanas, es más fácil y claro ver así los cambios.

Tras finalizar el curso, gracias a la comunidad de Facebook y gracias a lo que te enseñan en el curso, había aprendido lo suficiente como para saber cuidarme y hacer de esos tres meses un estilo de vida. Había refrescado conocimientos de deporte y entrenamiento, de nutrición y salud en general.

Ahora han pasado 9 después de hacer de aquello mi estilo de vida, y aquí sigo, dándole duro. Nunca me he sentido mejor conmigo mismo. Sigo estudiando Fisioterpia, sigo haciendo deporte, sigo manteniendo amistades, estoy estudiando para obtener el certificado de entrenador personal de la NSCA. Sigo formándome día a día. Ahora tengo dos familias, la de nacimiento y la de fuertacos. Sigo escribiendo en este blog. Tengo menos tiempo que nunca y lo aprovecho mejor que nunca. He cambido, (no eliminado) hábitos de lectura y de videojuegos. Me dedico más tiempo a mí y a los míos, aunque no te lo creas mamá. Y soy muy feliz.

Gracias al curso y a lo que me ha supesto el refrescar conocimientos y el bagaje deportivo que he experimentado este año, parte de mi vida laboral es inculcar salud y movimiento a los demás. Entreno a personas que quieren estar más sanas, he conseguido que mi hermana desayune copos de avena y que mi abuela baje andando al ambulatorio cuando haga bueno. Vivir algo, sentirlo y además ser capaz de crear una onda expansiva es una cosa que te otorga una satisfacción impresionante. Y todo por unos pocos euros.

Hace semanas que no me peso ni me tomo medidas, y es que cuando tienes algo tan asimilado, el cuerpo te pide movimiento y vida sana. No hago cheat meals. Como lo que me apetece, y lo que me apetece es comer sano la mayoría del tiempo, por eso no me sacrifico, ni tengo conductas purgativas, porque me siento genial.

“Los cambios más importantes son los que no se ven” y mi valenciano vanidoso añade: “pero y lo bien que sienta que se vean”. Así que permitidme algún pensamiento narcisista, que el postureo está muy bien siempre y cuando no se te vaya de las manos, pero eso ya es juicio de cada uno.

No suelo guionizar los textos en los que saco mi parte más visceral, y creo que esto puede ser un error, pero prefiero escribir los sentimientos como salen. Voy a dejaros un pequeño resumen del último año y lo que he aprendido.

-A cuidarme y respetarme interna y externamente.

-A cuidar y respetar a los demás.

-A que el deporte y la salud formen parte de mi día a día.

-Que las excusas no queman calorías.

-Lo que no te mata te hace más fuerte.

-“Citius, altius, fortius” o también “más rápido, más alto, más fuerte” aquí quiero hacer hincapié en mejorar tanto por dentro como por fuera, no limitarse al aspecto físico traerá resultados increíbles.

-Que se puede tener un hermano en Albacete o Alicante.

-Que puedes estar conectado con alguien mentalmente tan lejos como de Valencia a Valladolid.

-Que no hay sexo débil, hay guerreras espartanas.

-El conocimiento te hace poderoso.

-Que si no eres capaz de sacar 15 minutos al día para ti, no es cuestión de tiempo, sino de prioridades.

Nada más que añadir, dar las gracias a Sergio, Lara, y a todo el equipo de Fuertafit Abdominales, a mi segunda familia, a Fran, Zazu, Valen, Rober, Vicky, Eva, Andrea, Xavi, Javi, Sebas, Carol, Kini, Ale, Migue, Alberto, Bea (lo de esta mujer es impresionante), Gorgo, Inés, Jose, Gladys, Maca, Cristopher, Santos… porque siempre habéis estado ahí en un momento u otro.

3 comentarios en “Sobre los cambios

  1. Hola qué tal, me alegro de que conseguiste tu objetivo ya que yo también estoy en proceso. Mi problema es que no tengo idea sobre el entrenamiento de pesas, leí que en fuertafit entrenan con rutinas full body pero ¿Tienes algún ejemplo? No tengo idea de cómo realizar una full body y me gustaría saber si puedes dar un ejemplo o algo por el estilo. Gracias

    Me gusta

  2. Hola Oswaldo, puedes ponerte en contacto conmigo a través del e-mail. Un saludo y espero poder ayudarte 🙂

    Me gusta

    1. Gracias ¿Cuál es tu email?

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close